Como se puede ver, el RSI del futuro del DAX pisa por encima de la directriz bajista y el de la volatilidad se mantiene por debajo de su directriz alcista, por lo que la combinación es positiva para los activos de riesgo, mientras no tengamos sobresaltos:
 
daxvol