La volatilidad mantiene el repunte y su RSI sigue con la rotura, pero el soporte lo tenemos en el futuro del DAX en los mínimos de diciembre del año pasado junto con un RSI que no pierde la directriz alcista desde la última sobreventa, así que aguantamos, pero es este último punto el que hay que vigilar porque si se pierde, el resto de factores está a favor de más bajadas, así que hay que estar atentos:

 
daxvol