Como se puede ver, los 10.000 siguen amargándonos la vida. El vencimiento trimestral nos ha dejado justo a las puertas y ahora estamos pendientes de la evolución de la volatilidad y su directriz bajista porque superarla podría poner en problemas el rebote desde los mínimos del año. Al mismo tiempo, los RSI también hay que estar atentos por si los dos rompen sus directrices y también ayudan a poner en jaque la tendencia.

 
daxvol