Entramos en la semana del BCE y el viernes el SP 500 cerró por debajo de los 2000 puntos, dejando una karakasa invertida que se ha replicado en Europa. 

La volatilidad sigue bajando y el peligro los tenemos en la sobreventa de la misma que está muy cerca de conseguirse, lo que sería negativo para la cotización del futuro del DAX. La espera al dato de empleo se va a sustituir por una espera al BCE. Mantenemos la vigilancia sobre la pendiente del RSI en el DAX porque si es perdida, pueden volver los problemas.

 
dax