Como se puede ver, la volatilidad ha parado el descenso pero no sale de la sobreventa, lo que podría traer más problemas. El RSI del futuro del DAX marca la resistencia en la parte alta del canal alcista y busca dowsing. De momento la temporada de resultados tiene el control de la situación una vez que Grecia se mantiene en segundo plano.
 
dax