Extrema sobrecompra en el futuro del DAX y la volatilidad sigue muy baja, lejos de mínimos, pero muy baja. Si rompiésemos la tendencia bajista desde enero de este año habría que empezar a preocuparse, como se puede ver en el gráfico adjunto:
 
 
dax