¿Han sentido alguna vez la sensación de que ya han vivido algo que se está produciendo ahora? En su formato menos exotérico sería la percepción de que ya han leído en el pasado algo que ahora están leyendo. ¿Un plagio? ¿falta de ideas nuevas? Me quedo, evidentemente, con  lo segundo.  Es que llevamos años hablando de la Crisis, tratando de entenderla. Y de buscarle soluciones. Pero, al final, las ideas y análisis no avanzan con la rapidez y firmeza que a todos nos gustaría. De esta forma, acabamos hablando de lo mismo para enfatizar conclusiones que ya habíamos dado en el pasado:

*       Deuda y cómo solucionarla. Este fin de semana vuelvo a leer sesudos análisis sobre el tema: crecimiento, elevada inflación, represión financiera y reestructuración.
*       Inversión productiva. Reducir el output-gap, mejorar las condiciones financieras y reducir incertidumbres a futuro
*       Aumentar la demanda final: reducir la deuda, mejorar el empleo y reducir incertidumbre

Lamentablemente, como en un ensayo de prueba y error, algunas de las medidas que se aplicaron en principio para solucionar la Crisis (o al menos matizar sus potenciales efectos negativos a corto plazo) se han convertido en nuevos riesgos a medio y largo plazo. En un proceso de traspaso temporal del riesgo ahora es la normalización de la  propia política monetaria expansiva una de las incertidumbres mayores que amenazan la recuperación a medio plazo. Pero, por otro lado, más allá de la gestión tradicional superada tiempo atrás y aplicación excepcional actual, se piensa ya en los bancos centrales como potenciales instrumentos para atacar los problemas estructurales de fondo. Como sería el caso del elevado endeudamiento en la zona EUR. Canalizar la mutualización de la deuda a través de su balance. Por importe y de forma transparente. ¿Algo, nuevo? Algunos dirán que es algo que de alguna forma ya se ha perfilado en el pasado (SMP, LTRO o el no nacido OMT). Como ven, lo que varía ahora es proponerlo ya de forma explícita.

Pero hay algo diferente en estos momentos. Me refiero a la ilusión de que finalmente la recuperación económica sea un hecho. Aunque, siendo algo más modestos, al menos que la caída del producto haya tocado fondo. La pregunta nueva ahora ya no es tanto cuándo se tocará fondo como la búsqueda de medidas para fortalecer el crecimiento. Y ahora ya a nivel mundial, partiendo de los problemas adicionales de los mercados y economías emergentes. En el G20 de este fin de semana se habló de todo esto, aunque por el momento sólo nos han dejado buenas palabras y poca concreción. Hasta en este punto volvemos de nuevo al pasado: los bancos centrales, en este caso la Fed, deben actuar de forma prudente. ¿Y el resto? Como puedan y deban, pero siempre de forma flexible. De nuevo la política monetaria dejando al margen su independencia para plegarse a la necesidad de mantener la estabilidad financiera mundial. Pero, ¿no es su objetivo precisamente la estabilidad financiera? Me temo que hablamos de diferente estabilidad financiera desde la prevención de excesos y burbujas de precios hasta la necesidad de que los mercados sigan siendo parte de la recuperación económica. Los mercados financieros siguen siendo parte de la recuperación; su potencial inestabilidad futura es algo de lo que hay que temer.

Bueno, también hay novedades positivas que rompen este dèjá vu con el pasado. Me refiero a las agencias de rating. Y la decisión de Moodys para España de elevar el rating en un escalón hasta Baa2 fue una sorpresa. Y esto por tres razones: 1. por los argumentos, demasiado ambiguos (no hay nada nuevo desde la decisión de outlook neutral a final de año); 2. por el momento, considerando la proximidad de la anterior revisión; 3. por la importancia que se le da al papel del ECB, precisamente cuando en notas anteriores la Agencia ha valorado que la reciente decisión del Tribunal Constitucional Alemán puede limitar el margen de maniobra de la autoridad monetaria europea. Recuerden que en junio de 2012 fue la misma Moodys la que revisaba a la baja en tres escalones el rating de la deuda pública. Ahora, lo sube. La decisión ahora supone un giro en la situación de riesgo. Y esto es muy positivo. Pero, no favorecerá el debate sobre la correlación entre las decisiones de las agencias con el comportamiento de los mercados. Las variables flujo se imponen a las variables stock. Mercados 2 - Economía 1.
Lo dicho: los mercados siguen siendo parte fundamental en la recuperación. ¿Y la anticipan también? Esto nos dice la teoría.

Las referencias macro más importantes en la semana son:

*       USA
      Mañana la confianza de consumo. El miércoles tendremos las ventas de viviendas nuevas. El jueves conoceremos los datos de desempleo, pedidos de bienes duraderos. El viernes tendremos los datos de PIB, el ISM de Chicago y la confianza de consumo de Michigan

*       Zona EUR
      Hoy tendremos el IFO alemán. En el conjunto de la zona conoceremos el dato de inflación. El martes tendremos el desglose del PIB alemán, la confianza empresarial en Francia, los precios de producción en España, ventas al por menor de Italia. Y las previsiones de primavera de la Comisión. El miércoles tendremos la confianza de consumo alemana, salarios en Italia y desempleo francés. El jueves varias referencias en la zona: precios de importación en Alemania, confianza de consumo en Francia, desglose del PIB en España, desempleo e inflación alemán, M3 del área e indicadores de sentimiento de la zona. El viernes tendremos las ventas al por menor en Alemania, inflación en España, confianza y precios de producción en Francia, desempleo e inflación en Italia y balanza corriente en España

*       Japón
      La mayoría de las referencias se centran el viernes: viviendas iniciadas, inflación, gasto de las familias, desempleo, ventas al por menor y producción industrial


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España