Algo debería haber intuido que el fin de semana no sería normal. Demasiado agotador, aunque productivo.
Por ejemplo, como cuando al abandonar la oficina el viernes con un taco de cromos de adrenalyn en la mano (sufridores padres) una persona me saludó en el ascensor sin quitar ojo de los cromos de mi Jorge. Cambié muchos de sus cromos en la oficina, pero a costa de perder credibilidad. Me temo.

Luego, en la madrugada del sábado haciendo cola con un grupo de amigos (de nuevo, sufridores padres) para reservar plaza para mi Jorge (y amigos) en un campamento de verano. Sí, conseguimos plaza para nuestros hijos, pero nos dejamos mucho sueño. Y en mi caso sigue pendiente.
Y ya metidos en el sábado, la boda de un sobrino de mi mujer. Por cierto, una amante del baile (ella) casada con un desastre (yo). Demasiadas horas de pie, moviendo los pies de forma mecánica. Más resistente de lo que esperaba, pero lloviendo sobre mojado en la cuenta pendiente de sueño atrasado.
¿Y el domingo? No lo recuerdo. Pero creo que fue tranquilo.

Al menos ahora ya vuelvo al trabajo. Y a unos mercados fáciles y relajados que te permiten recuperar todo lo perdido (y como han podido leer, en mi caso han sido muchas las pérdidas) durante el fin de semana. O quizás no sea así. Ya saben: depende de los datos. Y esta semana tendremos muchos datos, como las ventas al por menor y la producción industrial en USA. O las elecciones locales en Japón. Y también la reunión de política monetaria del ECB. Ya veremos si finalmente los mercados nos permiten descansar. De hecho, yo preferiría menos descanso (sufridores estrategasanalistaseconomistas) y más actividad. Por el bien de todos, también de los inversores. Lo iremos viendo en los próximos días.

Pero también he tenido tiempo de leer periódicos durante el fin de semana. ¿Una conclusión? Todo un popurri de información. Esto lo pueden entender de dos formas diferentes:

1. mezcla de información
2. cajón de sastre

Y debo admitir que ambas valoraciones son totalmente válidas, en mi opinión. Por un lado, no identifico un tema concreto (y común) en los diferentes medios escritos. Algunos hablan de China, otros de las próximas elecciones en UK, algunas avanzan en los diferentes programas económicos de los partidos en las elecciones en España. Pocos hablan de coyuntura, si acaso para felicitarse por lo bien que va la economía española y los indicios de mejora económica (cíclica...esto es importante decirlo) en nuestros países de alrededor. Grecia es comentada por periódico, pero en términos de pausa de su Crisis hasta la reunión del Eurogrupo el 24 de abril. La evolución de los mercados también es mencionada de forma marginal (¡cómo han cambiado las cosas!...gracias, bancos centrales) y sólo para anticipar que los buenos tiempos aún no han acabado como consecuencia de la liquidez abultada actual. Algún economista, quizás tan despistado como yo, habla de problemas estructurales: déficit público, deuda, globalización. De hecho, sinceramente me ha llamado la atención que un fin de semana previo a las Reuniones de Primavera del FMI/BM haya tan poco análisis sobre cómo ha cambiado el escenario macro y financiero. A mejor, naturalmente. Esto es interesante, reflejando un desinterés desde el público sobre el Tema que me inquieta. Es el crecimiento y una mejora de los mercados que sirven para evitar preguntas molestas. Suele ocurrir cuando las cosas van bien: nadie se pregunta el origen de la mejora y si es sostenible. Quizás porque, sencillamente, no tengamos respuestas. O que las respuestas no nos gusten.

Sí, también informaciones de lo más variopinto que en algunos casos simplemente parecen una forma de rellenar papel. Y no es que los temas no sean importantes, que lo son en la mayoría de los casos. Pero, más curiosidad que por interés. Y hay que ser muy curioso en algunos casos concretos para entender la relación tamaño del artículo con la información en si.

Bueno, tal vez es que nos estamos adentrando en nuevas realidades a las que no estamos acostumbrados: Nueva Realidad, Nuevos mercados, Nueva información. Sí, pienso en todo esto tengo la sensación de que nos enfrentamos a una mayor calma en el trabajo que fuera de él. Pero, por otro lado, hay una frase que me viene a la cabeza en escenarios de este tipo en el pasado: las crisis, como focos de inestabilidad, ocurren porque no se esperan. Pero, naturalmente, no sabemos cuándo pueden ocurrir. Lamentablemente.

Las principales referencias a considerar en la semana son:

* USA
Mañana los precios de producción, inventarios y ventas al por menor. El miércoles tendremos el ISM de New York y la producción industrial. El jueves, además del desempleo semanal, también el ISM de Philadelphia y el dato de venta de viviendas iniciadas. Y el viernes tendremos la inflación, el índice de indicadores y la encuesta de confianza de consumo de Michigan

* Zona Euro
Hoy tendremos la balanza corriente en Francia y la producción industrial en Italia. Mañana conoceremos la inflación en España e Italia, la producción industrial en el área. El miércoles conoceremos la inflación en Francia y Alemania. También en este país el dato de insolvencias. Y para el conjunto de la zona, la balanza comercial y el resultado de la reunión del ECB. El jueves conoceremos la balanza comercial italiana y las ventas de autos del área. Y por último, el viernes tendremos la inflación y la balanza de pagos del área

* Japón
Hoy los pedidos de maquinaria


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España