¿Cómo decía mi madre? Algo así como "hay tantos gustos como personas".  Utilizó mucho el sentido de esta frase. Con mi mujer, hablando de ropa, es habitual. Y ahora también con mis hijos. Pero, al final decide quién tiene el poder.... mi mujer.
Algo de esto me temo de la propuesta de reforma fiscal de expertos. Algunos la critican por excesivamente laxa (se habla del entorno al punto en la aportación al crecimiento si se aplica a rajatabla...complicado); otros opinan que debería haberlo sido mucho más, haciendo recaer el peso del ajuste del déficit en los gastos; los hay que escriben que esta Reforma pone en peligro el Estado del Bienestar; naturalmente, muchos pensamos que nos falta información (la importancia de los detalles) para valorarla. Pero, al final, será el Gobierno el que decida. Y ya de antemano ha descartado muchas de las medidas propuestas. Naturalmente, muchas comunidades autónomas,  al percibir un potencial deterioro de sus ingresos,  también han anticipado que será muy complicado que se aplique. Sólo nos resta esperar hasta junio para conocer en qué y cómo se utiliza. Son sólo algo más de tres meses. Tengan paciencia.

Mientras, la Comisión Europea seguirá con suma atención los acontecimientos. Como lo está haciendo en el caso italiano. Las reformas pendientes prometidas por el nuevo Gobierno Renzi se acumulan encima de la mesa para, al final, por el momento, que  sólo se aplique un recorte de impuestos financiado en buena parte mediante déficit. Y aquí hablamos de un objetivo de déficit este año del 2.6 %. ¿Qué puede ocurrir en España con un ajuste pendiente en el déficit de casi tres puntos en dos años? No se inquieten. Es cuestión de crecer mucho más. Dinero comienza a haber, aunque mucho financiero y poco en actividad. Pero, al final, poco a poco se irá transmitiendo del mercado a la economía real (el "contagio positivo" que decía Draghi).  Lamentablemente, como decía un economista en un artículo de opinión este mismo fin de semana, sin un ajuste de las finanzas públicas que ponga límite al crecimiento de la deuda las mejora en las perspectivas de los agentes no acabará por asentarse a medio plazo. Y en este punto estamos: si hay ajuste, malo; si no lo hay, no será bueno. Ya sé: es cuestión de elevar el ritmo de crecimiento esperado y con ello los estabilizadores automáticos harán el resto para lograr los objetivos de déficit que ahora nos parecen tan complicados. Sí, una solución sencilla.

¿Tenía que haber empezado por Ucrania? Quizás sí. Pero he pretendido marcar diferencias con todos (la excepción probablemente la están leyendo) los informes semanales que estarán recibiendo. Tras las elecciones de ayer, ¿qué puede ocurrir a partir de ahora? Todas las amenazas vertidas y las respuestas adelantadas se materializaran. Y si es así, todos saldremos perdiendo (Merkel dixit). Los mercados adelantan el escenario y desde luego no reaccionan bien con la incertidumbre. Algo de esto ya lo vimos la semana pasada, aunque resulta confuso identificar qué parte del descenso de las bolsas mundiales reciente se debía a Ucrania, qué parte fue por China y cuál fue la consecuencia de expectativas frustradas de muchos inversores. Me quedo sin duda en este último argumento con algo que he leído en un periódico económico el sábado pasado: "la tendencia es muy negativa, el sesgo bajista es claro". Lo interesante del caso es que lo decía un analista que a final del año pasado era muy optimista para el comportamiento del mercado. Como ven, todos nos adaptamos al escenario. Y parte de escenario cambiante, además de los riesgos y amenazas, es el propio mercado. Uno de los principales enemigos de un mercado alcista es, precisamente, que no queda nadie para seguir comprándolo cuando los que ya están dentro ven más potencial de pérdidas que beneficios a corto plazo.
¿Qué finalmente no les he dicho nada de Ucrania? Simplemente que esperemos que no vaya a más.

Como en otras ocasiones en el pasado, lo mejor es ser racional. Como Buffett que deja a su mujer la estrategia perfecta de inversión a largo plazo: 10 % en deuda pública a corto plazo y 90 % replicando el S&P. Naturalmente, ustedes me dirán que el éxito de esta estrategia depende de tres factores: 1. el precio de entrada (cuidado con confundirlo con el valor); 2. la consideración del largo plazo; 3. dejarse un remanente en liquidez para seguir viviendo sin problemas. Estoy totalmente de acuerdo.

Bueno, además de Ucrania está semana estará dominada por la Fed. Hay datos económicos importantes, naturalmente. También conoceremos la decisión del SNB y se publicarán las Actas del MPC. Pero será la Fed la que atraiga toda la atención de los inversores. ¿Seguirá el Taper? Probablemente; ¿cambiará el sesgo en términos de forward guidance? Es posible; ¿será un sesgo alcista? Veremos.

Sean prudentes.

Las principales referencias para la semana son:

*       USA
      Hoy tendremos el ISM de New York, la producción industrial y el indicador promotor. Mañana tendremos la inflación y el dato de viviendas iniciadas/permisos de construcción. El miércoles se publicará la balanza corriente. El jueves además del desempleo semanal tendremos las ventas de viviendas de segunda mano, el ISM de Philadelphia y el índice de indicadores

*       Zona Euro
      Hoy tendremos el dato de inflación. Mañana conoceremos las ventas de autos, los costes laborales en España, la balanza comercial en Italia y la encuesta ZEW en Alemania. A nivel conjunto se publicará la balanza comercial. El miércoles tendremos la balanza por cuenta corriente en Francia. A nivel conjunto los costes laborales y los datos de construcción de la zona. El jueves conoceremos los precios de producción en Alemania, la balanza corriente en Italia. Y tendremos el Consejo de Jefes de Estado. El viernes los pedidos industriales en Italia, la confianza de consumo y la balanza de pagos de la zona

*       Japón
      El miércoles tendremos los datos de la balanza comercial. Y también se publican el indicador de actividad de enero


José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España