Datos del CIS.



http://www.cis.es/cis/opencms/ES/13_Indicadores/Indicadores/ICC/2015/IndicadorMarzo.html



La confianza de consumo sube en marzo hasta niveles de 100.4, 1.4 puntos por encima del nivel de febrero.

Y el nivel más elevado de la serie.








Como vemos en el gráfico anterior, la mejora es observable tanto en la valoración del escenario actual como en el caso de las perspectivas a futuro.

Si consideramos la variación anual, subidas del 24 % en el índice de la mano de un aumento del 30.7 % en la valoración actual y del 18.9 % en las expectativas.



¿Por qué tanto optimismo? En el caso de la valoración del escenario actual (+1.4 puntos), contrasta la mejora de 2.2 puntos en la valoración de la economía y de 4.2 puntos en las posibilidades del mercado de trabajo frente al descenso de 2.3 puntos en la situación de los hogares.

De hecho, estos tres factores revierten su comportamiento cuando hablamos de las expectativas a futuro (también con subidas de 1.4 puntos): las expectativas de los hogares al alza 4.4 puntos, cuando bajan las posibilidades del mercado de trabajo y para la economía en 0.1 y 0.2 puntos.



¿Hasta qué punto es sostenible esta mejora? Por el empleo y caída de los precios externos, en términos de renta disponible, pero no tanto por la evolución de los salarios. De hecho, como en otros indicadores de tipo cualitativo son muy propensos a excesos ante cambios bruscos de tendencia del escenario.



Sigo pensando que el consumo privado no debería actuar como motor de la recuperación, más allá de un repunte temporal para recuperar un consumo insatisfecho tras más de seis años de Crisis.



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España