Los bancos españoles aumentaron fuertemente su exposición en deuda pública en mayo. Los italianos y los griegos al revés