El déficit público de España de 2013, según Montoro, comandante del infierno fiscal español, fue de 6,62% frente al objetivo de la desUE del 6,5%. Contando las ayudas a la banca sería del 7,08%.

 

CCAA -1,54% cuando el objetivo era del -1,3%.

 

Ayuntamientos con superávit del 0,41%.

 

Administración central  -5,49% contra objetivo de -5,2%.

 

Con todo esto la desviación se centra en las CCAA.