La venta de viviendas pendientes de escriturar en junio baja .-1,1%, peor de lo esperado que era +0,5% y es la primera bajada en 5 meses. Con respecto al 2013, cae -7,3% nada menos.

Mal dato, que en cierto sentido no es una sorpresa al saber la bajada del dato de ventas de viviendas nuevas.

Ver debilidad en el sector inmobiliario es una de las peores noticias que podemos tener porque es uno de los pilares de la recuperación de la economía, así que es mal dato para el mercado, bueno para los bonos y malo para el dólar.