Nuevo varapalo del mercado inmobiliario con unas cifras de ventas de viviendas nuevas en junio con una bajada de -8,1% hasta una tasa anualizada de 410.000, peor de lo esperado que era un aumento a 480.000 desde los 440.000 anteriores.

Esto no lo necesitamos para nada porque malas cifras en la venta de inmuebles no habla bien del mercado y eso va en contra de la economía. Mal dato para el mercado, bueno para los bonos y malo para el dólar.
 Es la bajada más grande desde julio de 2013.

Lo peor es la revisión a la bajada de la cifra de mayo a -12,3%.