Como se puede ver, la tasa anualizada está algo atascada porque nos cuesta estar por encima de los máximos de 2013 y la volatilidad en las cifras se ha incrementado desde que empezó a tomarse en serio la subida de tipos de la FED en diciembre del año pasado. Bajadas continuadas son signo de problemas porque muchos desisten de vender su casa porque quizá vean problemas en la economía o dudas de su puesto de trabajo, por lo que es un dato a mirar muy de cerca.