La producción industrial de EEUU en abril cae inesperadamente un -0,6%, cuando los analistas esperaban sin cambios, la peor caída desde agosto de 2012.

 

La capacidad en uso baja de 79,3 a 78,6 cuando se esperaba 79,2.

 

Realmente una negativa sorpresa, malo para bolsas y dólar y bueno para bonos.