Nuevo susto del PMI de Chicago, que últimamente es susto o muerte.
 
Baja de 53,6 a 50,4 rozando el entrar en contracción, cuando se esperaba 52,6.
 
A la baja los indicadores de empleo, nuevos pedidos. Pero sin embargo precios pagados sube a máximos de 17 meses.
 
Los inventarios suben a máximos desde octubre.
 
Dato complicado de interpretar, pero el mercado se va a dejar de llevar por el titular, que es malo de solemnidad, por lo tanto, malo para bolsas y dólar y bueno para bonos.