PMI de Chicago, un indicador seguido por los operadores por tener bastante correlación con el ISM de manufacturas de nivel nacional, baja desde máximos de siete años. En concreto de 65,5 a 62,6 cuando se esperaba 63.

 

Ligeramente malo para bolsas y dólar y al revés para bonos