Paro semanal baja a 315.000 cuando se esperaba 330.000