Vean en el gráfico adjunto cómo los préstamos hipotecarios vivos se ha estabilizado y la tasa de impago en viviendas unifamiliares sigue bajando: