ISM de manufacturas de marzo queda en 53.7, ligeramente peor de lo esperado que era 54 pero todavía por encima del nivel anterior de febrero que fue 53.2.

 El índice de precios pagados desciende ligeramente hasta 59, cuando se esperaba que se mantuviese en 60.

El índice de empleo cae hasta 51.1, peor de lo esperado que era una subida a 52.8 desde el 52.3 anterior, punto ligeramente negativo de cara al dato de empleo del viernes.

El índice de nuevos pedidos sube a 55.1 desde el 54.5, algo que nos viene bien a medio plazo.

Podía haber sido mejor ya lo que necesitamos ahora mismo es ver cuantos más datos posibles por encima de lo esperado y éste ha quedado peor de lo esperado pero con un ligero incremento con respecto al mes pasado, algo que es positivo.

Todos los indicadores están por encima de 50 y eso sigue marcando expansión y el mejor de todos es el de nuevos pedidos, algo que intenta compensar ligeramente el descenso del índice de empleo.

En resumidas cuentas, no son las cifras ideales que nos hubiese gustado ver, pero sigue siendo positivo para el mercado, negativo para los bonos y bueno para el dólar. fin