ISM de servicios o no manufacturero baja de 56,5 a 55,5 en julio, cuando se esperaba 56.

El indicador de actividad de negocios baja de 59,5 a 59,3 peor de lo esperado, que era 59,5.

Precios pagados bajan de 55,5 a 51,9.

Nuevos pedidos suben de 59,9 a 60,3.

Empleo, que es muy observado por los operadores, pues es el 80% de la economía y tiene correlación con el dato general de empleo baja de 52,7 a 51,4.

Precios pagados al peor nivel desde marzo, nuevos pedidos al mayor nivel desde octubre.

Dato flojo, aunque con algunos indicadores contradictorios. Malo para dólar, bueno para bonos, impredecible para bolsas.