ISM de manufacturas de abril baja de 51,8 a 50,8 cuando se esperaba 51,4, por tanto mucho peor de lo esperado, y de nuevo cerca de la zona peligrosa de contracción en 50.
 
Precios pagados suben de 51,5 a 59 cuando se esperaba 52.
 
Nuevos pedidos bajan de 58,3 a 55,8.
 
Empleo sube de 48,1 a 49,2 mejor de lo esperado que era 49.  Es el nivel más alto de empleo desde noviembre de 2015.
 
Dato malo para las bolsas por todos lados, para los bonos en principio bueno, aunque empañado por esa subida tan fuerte del indicador de precios, para el dólar lo mismo que para los bonos, pero al revés.