ISM de manufacturas de febrero sube de 48,2 a 49,5 cuando se esperaba 48,5, por tanto mejor de lo esperado, y al mejor nivel desde septiembre, pero aún por debajo de la zona 50 que marca la contracción.
 
Precios pagados suben de 33,5 a 38,5 cuando se esperaba 34,5.
 
Nuevos pedidos estables en 51,5.
 
Empleo sube de 45,9 a 48,5 cuando se esperaba 46,4.
 
Dato claramente mejor de lo esperado, que permite tener esperanzas de salida de la recesión en la que está el sector de manufacturas, pero aún no es suficiente.
 
Bueno para bolsas y dólar y malo para bonos.