ISM de manufacturas sube de 56 a 57,7 cuando se esperaba 56. 

El indicador de precios pagados baja de 69 a 68, que era lo esperado. 

El indicador de nuevos pedidos sube de 60,4 a 65,1. 

El indicador de empleo baja de 56,1 a 54,2 cuando se esperaba 55,9. 

El indicador general se va al mejor nivel desde agosto de 2014, el indicador de nuevos pedidos al mejor nivel desde diciembre de 2013. 

Bueno para el dólar, malo para los bonos, bueno para las bolsas. Dato que sigue aumentando las posibilidades de subidas de tipos inmediatas.