Se tenía bastante miedo a este dato tras ver que los previos regionales, que se habían dado en días anteriores habían salido mucho peor de lo esperado.

Y por ello la sorpresa positiva ha sido doble.

Indicador general sube de 50,8 a 51,3 cuando se esperaba 50,4.
 
Precios pagados sube de 59 a 63,5 cuando se esperaba 59,8.
 
Nuevos pedidos bajan de 55,8 a 55,7.
 
Indicador de empleo estable en 49,2 cuando se esperaba 49,7.  Este subdato lo enturbia un poco.
 
Dato difícil de interpretar. Por un lado el indicador general mucho mejor de lo esperado y el de precios pagados mucho más alto de lo que se pensaba y que de hecho se ha ido a máximos desde junio de 2011, apuntan a más subidas de tipos de interés y a mejora de la economía. Pero ese subdato de empleo claramente por debajo de lo esperado, lo estropea todo bastante.
 
Vamos a dejarlo en moderadamente bueno para dólar, al revés para bonos, y ligeramente alcista para bolsas, aunque con dudas.