IPC de Estados Unidos de junio sube +0.3%, justo lo esperado y se reduce un poco con respecto a la lectura anterior de +0.35%.

En la interanual tenemos una lectura de +2.1%, justo lo esperado, bajando un poco desde el +2.13% el mes anterior.
 
Con respecto a la subyacente, tenemos una lectura de +0.1%, más bajo de lo esperado que era un incremento de +0.2% desde el +0.26% anterior. Esto debería suponer un alivio porque resta presión a la Reserva Federal para subir tipos.
 
En la interanual subyacente hay un incremento de +1.9%, más bajo de lo esperado que era una subida de +2% desde el +1.96% anterior.
 
Las cifras en la subyacente quedan por debajo de lo esperado y esto debería relajar un poco la perspectiva de agresividad en la Reserva Federal, aunque sea sólo un poquito, por lo que es una buena noticia para el mercado, buena noticia para los bonos y una mala noticia para el dólar.