Como se puede ver en el gráfico, ni el IPC ni la subyacente suponen un peligro como para subir los tipos ahora mismo.