Los gastos personales en junio en EEUU suben 0,4% cuando se esperaba el 0,3%. Mejor de lo esperado, y es importante porque ante el mal sabor de boca dejado por el PIB el viernes, se ve que la partida más importante, que es el consumo sigue fuerte. Lo cual relativiza este dato.  El mes pasado no se revisa y queda en +0,4% como ya se esperaba.

Los ingresos personales suben 0,2% cuando se esperaba +0,3%.

El indicador PCE Core que es el indicador de inflación que más mira la FED incluso por encima del propio IPC, en el mes sube 0,1% que era lo esperado. En interanual +1,6% como se esperaba, con lo cual no se ven problemas de inflación.

Dato mejor de lo esperado, en una partida importante, por lo tanto bueno para bolsas, malo para bonos, y bueno para dólar.