Indicador de negocios de la Reserva Federal de Filadelfia en junio sube a 15,2 desde el 6,7 de mayo, mucho mejor de lo esperado que era un ligero incremento a 8.

El índice de precios pagados se dispara al 17,2 desde el -14,2 del mes pasado.

El índice de nuevos pedidos escala a 15,2 desde el 4 anterior.

Índice de empleo desciende, y esto no va a gustar al mercado, a 3,8 desde el 6,7 anterior.

Las condiciones a seis meses vista suben a 39,7 desde el 33,9 anterior.

Los gastos de capital a seis meses vista se reducen a la mitad, 8,1 desde el 16,8 anterior.

Un dato que nos deja una de cal y otra de arena, porque en el corto plazo es bueno para la economía por ese fuerte repunte que ha tenido, pero las condiciones de empleo han descendido mucho y además la inversión de capital también se desploma, por lo que no son buenos indicadores de futuro. Lo dejamos en ligeramente positivo para el mercado porque a futuro no es bueno, ligeramente negativo para los bonos y negativo para el dólar.