La debilidad del euro sigue siendo el desvelo principal de las materias primas y el único consuelo que hemos obtenido las dos últimas sesiones, es que la sobreventa no ha aumentado y se aleja de la zona de mínimos alcanzada la semana pasada.

Como se puede observar el gráfico adjunto, hoy estamos recuperando casi 0,3% y situándonos en 1,0530, y por lo menos la semana pasada ya conseguimos cerrar una vez dignamente en positivo.

Mientras no aparezcan muestras de interés comprador o salgamos de la sobreventa, debemos seguir teniendo muchísimo cuidado.
eurusd