- ISM de manufacturas de mayo nos da una lectura de 54,9, subiendo muy ligeramente desde el 54,8 de abril y mejor de lo esperado que era bajar a 54,5.

El índice de nuevos pedidos sube de 57,5 a 59,5.

El de precios pagados desciende fuertemente desde 68,5 a 60,5, mucho peor de lo esperado que era 66,4. Es el más bajo desde noviembre, malas noticias para la inflación.

El índice de empleo sube de 52 a 53,5, por encima del 52,8 esperado.

La cifra general apenas se ha movido, pero importante el de nuevos pedidos, que es el de medio plazo, que sube con contundencia. Por lo tanto, tenemos un punto positivo de medio plazo en este importante indicador, así que es positivo para el mercado, también positivo para la economía, negativo para los bonos y positivo para el dólar. Evidentemente, en lectura de la Reserva Federal, es agridulce para el mercado.