Ventas minoristas de Estados Unidos de junio caen -0,3%, mucho peor de lo esperado que era un incremento de +0,2% desde el +1% del mes anterior.

Si quitamos los automóviles, tenemos un descenso de -0,1 porciento, cuando se esperaba +0,5% desde el anterior de +0,8%.

Las dos cifras anteriores del mes de mayo, han sido revisadas a la baja.

Las ventas de gasolina se han incrementado +0,8% desde el incremento de +3,7% del mes anterior.

Sorpresa negativa del dato de ventas minoristas porque la reciente mejora de la confianza del consumidor vuelve otra vez a tener esa discrepancia con su actividad real, por lo que sigue habiendo algo que no cuadra en la economía norteamericana, porque todo el mundo busca una correlación positiva entre la confianza del consumidor y las ventas finales.

Si la Reserva Federal tenía dudas acerca de qué mirar para subir tipos, aquí tampoco puede hacerlo, ya que es un mal dato para pensar en subir tipos sí lo unimos además con los datos peores de lo esperado de los últimos tres meses en cuanto a creación de empleo.

El dato es negativo para la economía y también para la subida de tipos, pero puede ayudar a que se posponga un poco la fecha de la subida de tipos de interés, por lo que en realidad tiene un punto positivo para el mercado por aumentar la esperanza de disponer de crédito barato algo más de tiempo. Es ligeramente positivo para los bonos y negativo para el dólar.