- Indicador de directores de compra del área de Chicago del mes de mayo nos da una sorpresa y se mete en contracción, en concreto pasando a 49,3 desde 50,4, muchísimo peor de lo esperado que era un repunte a 50,9.
 
Mucho cuidado porque tiene mucha correlación con el ISM de manufacturas. No es algo que sorprenda, ya que llevamos bastante tiempo viendo que las manufacturas tiene muchos problemas y además las exportaciones también están penalizadas por el encarecimiento del dólar.
 
Por lo tanto, en general es una mala noticia para el mercado porque no necesitamos ni queremos ver nada que tenga que ver con la contracción, pero puede suponer un freno para que la Reserva Federal tarde un poquito subir los tipos de interés, aunque el otro lado, los servicios y el gasto del consumidor, parece que pueden compensar algo. El dato es positivo para los bonos y es negativo para el dólar.