Producto interior bruto de Estados Unidos en su lectura avanzada del segundo trimestre nos deja un crecimiento anualizado del 1,2%, muchísimo peor de lo esperado que era un crecimiento del 2,6%, pero es bastante mejor que el del trimestre anterior que fue del 0,8%.
 
Vamos a mirarlo por dentro. Recuerden que el sector inmobiliario iba bien, el gasto del consumidor también pero la inversión de las empresas está más bien de capa caída.
 
Gasto del consumidor se dispara hasta el 4,2% desde el 1,6% del trimestre anterior y los bienes duraderos se disparan también 8,4% y se lleva por delante el descenso de -0,6% del trimestre anterior.
 
La inversión empresarial siguen en negativo, quedando en -2,2% pero es algo menos malo que el -3,4% del trimestre anterior. En los equipamientos también en negativo -3,5% desde el -9,5% anterior y sigue subiendo el software y la propiedad intelectual a un ritmo del 3,5% desde el 3,7% del trimestre anterior.
 
La inversión inmobiliaria nos pega el susto porque se pone en -6,1% y prácticamente se lleva por delante el incremento del 7,8% del primer trimestre, además, la inversión en estructuras de los negocios se desploma -7,9% y se lleva por delante el mísero crecimiento del 0,1% del trimestre anterior.
 
Las exportaciones en el segundo trimestre crecen el 1,4% compensando la bajada de -0,7% del trimestre anterior. Con respecto a las importaciones seguimos en negativo -0,4% desde el -0,6% anterior.
 
El cambio los inventarios pasa a negativo en -8.100. millones desde el positivo 40.700 del trimestre anterior, lo que resta 1,16 puntos porcentuales al cambio del producto interior bruto.
 
Estados Unidos sigue creciendo pero en el segundo trimestre no vemos un repunte tan fuerte como les gustaría a algunos. El gasto del consumidor sigue muy bien pero el sector inmobiliario es el que nos ha dado un susto, ya que se mete en negativo cuando el primer trimestre fue en positivo, por lo que se queda el gasto del consumidor como único que sigue aportando a la economía, porque la inversión de los negocios se mantiene en negativo, aunque menos.
 
Es un dato que da que pensar porque aquí sólo se ve una pata apoyando la economía, así que arroja dudas y la interpretación del mercado lo vamos a ver primero en el mercado de divisas con más debilidad sobre el dólar, bajadas de los tipos de interés en el mercado secundario de deuda y un sabor agridulce para los mercados de riesgo, porque la economía no repunta tanto como se esperaba y eso puede hacer que la Reserva Federal no tenga todo lo que quiere para subir los tipos de interés cuando ellos quieren.