Construcción de viviendas en Estados Unidos en el mes de mayo nos da una sorpresa porque pasa de una tasa anualizada de 1,167 millones a 1,164 millones, una cifra que es mejor de lo esperado que era una reducción a 1,150 millones. En porcentaje, pasamos de un crecimiento del 4,9% a un descenso de -0,3%.
 
En cuanto a su indicador adelantado, los permisos de construcción, mantiene crecimiento, ya que pasa de una tasa anualizada de 1,130 millones a 1,138 millones, aunque peor de lo esperado que era subir a 1,15 millones. En variación en porcentaje, pasamos de un crecimiento del 4,9% a tener un crecimiento del 0,7%.
 
Como se puede observar, casi el balance entre los dos es completamente neutral, porque lo que ganamos en uno, casi lo perdemos en otro. La lectura que sacamos es neutral y se mantiene estable, pero ver que los permisos de construcción siguen creciendo, es algo positivo para pensar que la economía seguirá teniendo este pilar como uno de los puntos fundamentales de apoyo.
 
Por lo tanto, es bueno para la economía, no ayuda a que la Reserva Federal tome una decisión clara, y al mercado tampoco es que le sirva demasiado el dato por tener una ligera indefinición. Resumiendo, es ligeramente positivo para el mercado, ligeramente negativo para los bonos y ligeramente positivo para el dólar… Pero hoy no se esté mirando esto.