- Pedidos a fábrica en Estados Unidos del mes de mayo nos deja una variación negativa de -1%, peor de lo esperado que era una bajada de -0,9% y que se come prácticamente la mitad del ascenso del 1,8% que tuvimos el mes anterior.
 
Si quitamos los transportes, porque pocas unidades pueden mover mucho la cifra general, lo que tenemos es un incremento de sólo el 0,1%, frenando bastante desde el 0,3% anterior, que se ha revisado a la baja desde el 0,5% anterior.
 
El ratio entre inventarios y envíos se mantiene en 1,36 meses.
 
Los pedidos de bienes duraderos del mes de mayo se revisan a peor, al -2,3% desde el -2,2% anterior.
 
Un dato claramente negativo, no sólo por la cifra general, sino también por esa reducción de los pedidos a fábrica sin transportes. Es un dato que aumenta la sensación de que la Reserva Federal no va a poder subir los tipos de interés tanto como desea, pero por otro lado es justo lo que no necesitamos en este momento, datos de enfriamiento económico en un momento en donde el Banco de Inglaterra empieza a poner tiritas para contener los efectos negativos de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.
 
Por lo tanto, es negativo para el mercado, bueno para los bonos y negativo para el dólar.