- Pedidos a fábrica de Estados Unidos de enero mejora 1,6%, por debajo de lo esperado que era un crecimiento del 2% y recuperando en parte el descenso de -2,9% de diciembre del año pasado.
 
Si quitamos los transportes porque pocas unidades pueden realizar una modificación fuerte de las cifras, tenemos que caen -0,2%, empeorando la situación con el -0,9% del mes anterior.
 
Los pedidos de bienes no duraderos caen -1,4% y aumentan el descenso desde el -1,1% del mes anterior.
 
El total de inventarios del mes cae -0,4% aumentando el descenso desde el -0,2% del mes anterior.
 
El ratio inventario a envío se reduce a 1,36 meses desde el 1,37 anterior.
 
Otro dato que necesita digestión porque la cifra general es positiva, pero más baja de lo esperado, y sin transportes es donde aparece el verdadero daño, así que la mezcla de las dos cosas es otro toque de atención para la Reserva Federal. Sumándolo todo, tenemos algo ligeramente positivo para el mercado, ligeramente positivo para los bonos pero negativo para el dólar. Debemos prestar atención a que mañana tenemos el dato de empleo de Estados Unidos de febrero, por lo que puede que todas las reacciones a los datos macro sean limitadas por respeto al día de mañana.