Total, seguimos muy lejos de esa zona psicológica de los 300.000, el mercado laboral sigue apoyando a la Reserva Federal y a la economía para que se puedan subir los tipos de interés. Dato agridulce para el mercado, muy bueno para el dólar y malo para los bonos.


Peticiones de desempleo semanales de Estados Unidos de la semana que termina el 6 de mayo bajan a 236.000 desde las 238.000 de la semana pasada, mucho mejor de lo esperado que era subir a 245.000.

La media de cuatro semanas sube hasta 243.500 desde 243.000.

El total de perceptores queda en 1,918 millones, bajando desde los 1,979 millones de personas, por debajo de los 1,980 millones esperados.