Paro semanal de Estados Unidos de la semana que termina el 14 de mayo nos deja una lectura de 278.000, un poco más alto de lo esperado que era una bajada a 275.000 desde los 294.000 de la semana anterior.
 
La media de cuatro semanas sube a 275.750 desde los 268.250 de la semana pasada.
 
El total de perceptores baja a 2,152 millones de personas, mejor de lo esperado que eran 2,163 millones, desde los 2,165 millones de la semana anterior.
 
El dato vuelve a tener un toque alcista para la economía porque ha descendido con respecto a la semana pasada, pero sigue demasiado cerca de esa zona de los 300.000 que es donde puede empezar a haber peligro. Sin embargo, nos mantenemos por debajo y eso sigue apoyando al mercado laboral, por lo que es un aliado para la inflación y para la Reserva Federal. Por lo tanto, tal como están las cosas y combinándolo con los datos que hemos conocido sobre la inflación, es ligeramente negativo para el mercado, ligeramente negativo para los bonos y positivo para el dólar.