Las peticiones de desempleo semanales de Estados Unidos de la semana que termina en el 2 de abril bajan a 267.000 desde las 276.000 de la semana anterior y mejor de lo esperado que era una reducción a 270.000.
 
La media de cuatro semanas aumenta a 266.750 desde las 263.250 de la semana anterior.
 
El total de perceptores sube a 2,191 millones de personas desde los 2,172 millones de la semana anterior, peor de lo esperado que era un ligero ascenso a 2,173 millones.
 
En general la cifra es buena para la economía pero es mala para el mercado, porque vuelve a mostrar cierta fortaleza y alejarse de ese nivel psicológico de los 300.000, por lo que la fortaleza del mercado laboral es el principal aliado que tiene la Reserva Federal y dentro de ella los que piensan que qué subir tipos de interés cuanto antes.
 
Por lo tanto, la mezcla de todos los factores hace que el resultado sea ligeramente negativo para el mercado, ligeramente positivo para los bonos y ligeramente negativo para el dólar.