ISM de no manufacturas nos deja un índice de actividad de los negocios en 59,5, subiendo desde 55, 1 de junio y mejor de lo esperado que era sin cambios.
 
El PMI del sector servicios sube a 56,5 desde 52,9 y es mucho mejor de lo esperado que era una subida a 53,3. Es el más alto desde noviembre de 2015.
 
El índice de nuevos pedidos sube hasta 59,9 desde 54,2.
 
El índice de precios pagados baja a 55,5 desde 55,6.
 
Es una muy buena noticia para la economía porque necesitamos que sean mejores de lo esperado para tener la sensación de que pueden aguantar la onda expansiva que llega desde Reino Unido.
 
Sin embargo, es un punto de apoyo para la Reserva Federal, pero en este momento lo que importa es que la economía este fuerte, por lo que es un muy buen dato para el mercado, mal dato para los bonos y buen dato para el dólar.