- ISM de manufacturas de junio nos deja una lectura de 53,2 desde 51,3 del mes anterior, mejor de lo esperado que era una ligera mejora a 51,4. Es el nivel más alto desde febrero del año pasado.
 
El índice de empleo, uno de los que más preocupa, sale de la contracción y se mete en 50,4 desde 49,2, mejor de lo esperado que era bajar un poco más a 49. El nivel alcanzado es el más alto desde noviembre de 2015, por lo que es la primera vez que se mete en expansión desde ese momento. Una muy buena noticia para la economía.
 
El índice de nuevos pedidos sube a 57 desde 55,7.
 
El índice de precios pagados baja a 60,5 desde 63,5.
 
Es un buen dato para la economía en la situación en la que estamos, ya que todo el mundo se está preparando para contener el daño económico que pueda traer la salida de Reino Unido de la Unión Europea, así que lo que más necesitamos en este momento es ver fortaleza económica.
 
El sector de servicios andaba bien pero el de manufacturas tenía problemas y esto palía algo esos temores. Por lo tanto, el dato es bueno para el mercado, malo para los bonos y bueno para el dólar. Lo de que es positivo o negativo para la Reserva Federal subir tipos de interés, está prácticamente descartado precisamente porque hay malas vibraciones de fondo con el referéndum de Reino Unido.