Ingresos personales de Estados Unidos del mes de abril nos deja un crecimiento del 0,4%, acelerando desde el 0,2% anterior, justo lo esperado.

Los gastos personales también mejoran desde el 0,3% alcanzando un crecimiento del 0,4%, lo esperado. Si no contamos con la inflación da un paso atrás bastante importante pues pasamos del 0,5% a uno del 0,2%, lo esperado.

Con todo, la tasa de ahorro se mantiene estable en el 5,3%.

El PCE interanual da un paso atrás desde el 1,9% de marzo al 1,7%. El subyacente también retrocede desde el 1,6% hasta uno del 1,5%.

La lectura del PCE no es favorable para que acelere (más veces de lo que tiene pensado) la Reserva Federal la subida de tipos de interés, pero el incremento de los gastos y los ingresos sigue aupando la economía, por lo que la combinación es positiva para el mercado, positivo para el dólar y negativo para los bonos.