- Indicador de negocios de la reserva Federal de Filadelfia se mantiene en negativo y nos deja la lectura de mayo en -1,8, empeorando desde el -1,6 del mes anterior. La lectura es muchísimo peor de lo esperado porque se esperaba un repunte hasta alcanzar cifras positivas en +3,5.
 
El índice de nuevos pedidos también empeora hasta -1,9 desde quedar plano el mes anterior.
 
El índice de gastos de capital a seis meses se dispara hasta 23,6 desde el 12,7 anterior y es una muy buena noticia de futuro.
 
Además, el índice de empleo reduce las cifras negativas hasta -3,3 desde el -18,5 anterior.
 
El índice de precios pagados también sube hasta 15,7 desde el 13,2 anterior.
 
Hablando de futuro, las condiciones de negocios vistas a seis meses bajan a 36,1 desde 42,2.
 
El dato es de difícil interpretación porque tenemos unos datos encima de la mesa actuales que han empeorado, sin embargo los indicadores de futuro han mejorado como por ejemplo el índice de gastos de capital.
 
Sumándolo todo, y combinándolo con la lectura de la inflación, el dato es ligeramente negativo para la economía, lo que es ligeramente negativo para la Reserva Federal y eso nos da un punto positivo para el mercado, un punto positivo para los bonos y un punto negativo para el dólar. El problema está en esos indicadores de medio plazo que aumentan, por lo que si el mercado lo ve y se centra en el medio plazo, acabará siendo negativo para la bolsa.