- Índice de manufacturas de la Reserva Federal de Filadelfia se pone otra vez positivo a 4,7 desde -1,8, mucho mejor de lo esperado que era pasar a +1,1.
 
El índice de nuevos pedidos presenta problemas en el medio plazo porque se mantiene en negativo al -3 desde -1,9.
 
Pasando a los precios pagados, se disparan a 23 desde 15,7.
 
El índice de empleo nos vuelve a dar más problemas porque sigue en negativo y aumenta hasta -10,9 desde -3,3.
 
Con respecto al índice de las perspectivas de negocio a seis meses cae a 29,8 desde 36,1. Al mismo tiempo, el índice de gastos de capital a seis meses se desploma nada menos que a +7,1 desde +23,6.
 
Quizá la lectura de corto plazo sea positiva para el sector de las manufacturas, pero en realidad es todo lo contrario porque ha bajado el de gastos de capital a seis meses, el índice de empleo también ha descendido y además el de los nuevos pedidos, por lo que no se ve una mejora sustancial en el medio plazo.
 
En general, es negativo para el mercado, positivo para los bonos y negativo para el dólar.