- Indicador de negocios de la FED de Filadelfia mejora hasta situarse en -2,8 desde el -3,5 anterior, ligeramente mejor de lo esperado que era una recuperación hasta -3.
 
Mirando por dentro, tenemos que el índice de nuevos pedidos empeora a -5,3 desde el -1,4 anterior, y es un mal dato a futuro.
 
El indicador de empleo también se desploma a -5 desde el -1,9 anterior, mal dato y además es el peor desde mayo de 2013.
 
El índice de precios pagados cae -2,2 desde el -1,1 anterior.
 
El indicador de condiciones a seis meses desciende a +17,3 desde el +19,1 anterior y es el más bajo desde noviembre de 2012. También, los gastos de capital a seis meses bajan a +2,5 desde +9,4.
 
Este es un dato que contrarresta las buenas cifras de paro semanal porque hay muchos indicadores de medio plazo que no son positivos y hablan de más debilidad, por lo tanto es un dato ligeramente positivo para el mercado en el sentido de hacer que la Reserva Federal no se vea libre para subir los tipos de interés cuando ella quiera. Ligeramente positivo para los bonos y ligeramente negativo para el dólar. La otra cara de la moneda es que estos síntomas de debilidad son algo que nadie quiere, por lo que el peso negativo es importante.