Creación de empleo no agrícola de Estados Unidos del mes de febrero queda en unos asombrosos 242.000, mucho mejor de lo esperado que eran 190.000 desde los 172.000 del mes anterior.
 
Ojo porque se revisan los datos anteriores, en diciembre se sube de 262.000 a 271.000 y el de enero se ha subido desde los 151.000 anteriores.
 
La tasa de desempleo se mantiene en el 4,9%.
 
Todo lo anterior va a favor de Reserva Federal, mostrando un mercado laboral fuerte, pero algo que puede gustar mucho al mercado es que la media de los ingresos por hora trabajada de todos los trabajadores privados se pone a caer -0,1% cuando se esperaba un incremento de 0,2% desde el 0,5% anterior, por lo que es negativo para la inflación y un freno para la Reserva Federal.
 
La tasa de participación de la fuerza laboral sube al 62,9% desde el 62,7% anterior.
 
El sector privado crea 230.000 nuevos empleos, mucho mejor que los 185.000 esperados. Empleo gubernamental aumenta en 12.000, mucho mejor de lo esperado que era una destrucción de -7000 desde los -10.000 del mes anterior.
 
Pues ya tenemos el dato más esperado y nos da una de cal y otra de arena. Como han visto, esta vez el ADP se ha quedado corto y tenemos una creación de empleo que está en la zona de ser sostenible con un crecimiento económico, lo que apoya a que la Reserva Federal pueda seguir viendo un caso de subida de tipos de interés, pero lo que reduce las probabilidades anteriores es ver que se está ganando menos por hora trabajada, lo que nos deja una situación muy cercana a la que el mercado quiere, potencia económica, pero sin presionar demasiado.
 
A primera vista, es un buen dato para la economía, es un buen dato para el mercado, malas noticias para los bonos y tiene un fondo positivo para el dólar, no tanto por la inflación sino porque se está creando empleo y la economía aguanta.