- Confianza del consumidor de la Conference Board del mes de abril baja a 94,2, mucho peor de lo esperado que era un ligero retroceso a 96 desde el 96,1 del mes pasado.
 
El índice de situación actual queda en 116,4, mejorando desde el 114,9 del mes anterior, que a su vez es revisado al alza desde 113,5.
 
El índice de expectativas baja a 79,3 desde 83,6, que es revisado a la baja desde el 84,7 anterior. Este es un problema porque es el más bajo desde febrero de 2014.
 
El índice de empleo difícil de conseguir baja a 22,7 desde el 25,2 anterior que se rebaja a la baja desde el 26,6, algo que va en consonancia con el buen tono de las cifras de peticiones de desempleo semanales.
 
Con respecto a la expectativa de inflación al consumo a un año, se mantiene en el 4,8%, lo mismo que el mes anterior.
 
Como podemos ver, pocas cosas hay positivas, si es que hay alguna, ya que la cifra general ha quedado peor de lo esperado, la situación actual es el punto brillante, pero lo que acaba de matar al dato es el de expectativas que bajan a mínimos desde febrero de 2014, por lo que las perspectivas deben ser tomadas con cautela.
 
El dato general es negativo para la economía y más o menos sí que muestra algo de correlación con las ventas minoristas, algo que debería ser tomado como una lectura negativa por parte de la Reserva Federal, quitando aparte las perspectivas de estabilización que el crudo pudiera tener. Por lo tanto, es algo negativo para el dólar, ligeramente positivo para los bonos y ligeramente positivo para el mercado.