Durante la crisis se redujo la cantidad de activos de crédito al consumo vivos, algo natural, pero desde la segunda mitad de 2011, la cantidad sigue creciendo, lo que es positivo para la economía:
 

 Aquí se ve la variación mensual en miles de millones de dólares:

Y aquí se ve el total desde 2006: